Playa de Barrancabermeja - Colombia

Barrancabermeja es una ciudad de Colombia, ubicada en el departamento de Santander. Es el hogar de la mayor refinería de petróleo en el país y es la capital de la Provincia de Mares. También, Barrancabermeja es bien conocida como la capital petrolera de Colombia.
Se encuentra a 101 km al oeste de Bucaramanga, a orillas del río Magdalena en la región del Magdalena Medio, que es el municipio más grande y el segundo en todo el departamento.


En la época precolombina el territorio de Barrancabermeja fue ocupada por diferentes grupos humanos. Acerca de 2000 aC fue habitada por Preyareguíes, que eran cazadores y recolectores.
Con el paso del tiempo la familia se formó filiación lingüística caribe indígena, llamado los Yareguíes. Eran un pueblo semi-nómada, entrenados para la guerra. Fueron divididos en clanes separados (Arayas, Chiracotas, Tolomeos, Suamacaes, Opones y Carares) cada uno gobernado por sus caciques autónoma.

Los Yareguíes sociales, políticos y culturales, se formó por un sistema de cacicazgo en el poder dominante del jefe y sus familiares, en los demás miembros de la comunidad. Del mismo modo, en esta estructura jerárquica de liderazgo, fue el chamán religiosa había reclamado especificidad con respecto a la legitimidad de la autoridad del jefe, en las tareas de gestión de la producción y de subsistencia básica de sus excedentes. De esta manera, el jefe de la recompensa a sus seguidores, con la especialidad de la redistribución de esos excedentes, por lo que las relaciones sociales y políticas entre sus parientes y de éstos con el resto de legitimar la sociedad. La situación y el poder del jefe se reafirmó a través de enlaces directos sobre la participación de los excedentes, que la redistribución se hace a través de grandes rituales, llamados por el jefe como es requerido por los chamanes, quienes mostraron la hora exacta de los diferentes ciclos de la agricultura, etc.


Los límites aproximados del territorio eran Yariguíe: ríos Minería (al sur) y Sogamoso (norte), entre los picos del río Magdalena y la Cordillera Oriental. Vivían en una región de bosques, de alta temperatura y alta humedad, lo que hizo difícil la vida para sus habitantes. Se afirma que los Yaregies tenían una alta tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida no superaba los 45 años.
Este periodo se inicia con la llegada de los españoles en 1536 y termina con la expulsión definitiva en 1820. Estos tres siglos se caracterizan por actos de guerra de tiempos de la conquista y la época colonial penumbra histórica.

En esa época, el gobernador de Santamartha, Don Pedro Fernández de Lugo, tenía la intención de hacer que el anhelo de Rodrigo de Bastidas, descubrir el nacimiento del río Magdalena sin importar el costo o esfuerzo.
Gonzalo Jiménez de Quesada fue generalmente nominado y elegido por el gobernador para salir delante de esta cuestión, la concesión de amplios poderes y autoridad para elegir a sus propios socios. Al iniciar este viaje tuvo dificultades para caminar a través de los humedales, los ataques repentinos de los nativos y animales e insectos voraces ataques.

Todo esto sólo es compatible con la perspectiva de encontrar un territorio rico en recursos, lo que alivió su situación y les hizo seguir en su determinación obstinada.
El 06 de abril 1536 abandonaron la expedición, que llevaba bajo su mando 700 de infantería y 80 hombres por tierra y cinco barcos. Ellos fueron capitanes calificados, excelentes marineros y famosos guerreros endurecidos por la guerra de España contra los moros. Latora o Latocca, era el nombre indígena de Barrancabermeja hoy, ¿por qué gastar el río Yuma, hoy río Magdalena.


Tener superar muchas dificultades, el 12 de octubre 1536, el río expedición a lo lejos vio una "Barrancas Bermejas", situado a 7 ° 04 'N de latitud, 73 ° 52' W a 75,94 m de largo y 27.6 ° C de temperatura media.
Los primeros españoles tierras rojizas de sierra Tha fue Diego Hernández Gallegos y el primero en tomar posesión de esas tierras era el líder de la expedición, Don Gonzalo Jiménez de Quesada. Los promontorios rojizos formaron la línea de vida de los anfitriones agotados expedicionaria Quesada y determinan el curso de la expedición que llevaría a la conquista del pueblo chibcha desde la fundación de Bogotá, en 1538.
Desde el principio la comunidad indígena manifestó Yariguíe hostil a la presencia de los colonizadores españoles, presentando una fuerte resistencia para evitar la penetración de sus tierras.
Latora o Latocca permanecieron escala de sitio para los movimientos expedicionarias. En 1540 Jeromino Lebron llegó dos años después Luis Alonso Lugo. La ruta descubierta por Quesada, a través del río Opón fue duro y difícil, que fue sustituida por la de Santa Fe-Honda, más fácil y menos peligroso.
Para 1570, cuatro jefes eran conocidos por los españoles: Beto del Arayas, Caciquillo de los Opones, Martinillo de Carares y Suamaca de Suamacaes dedicado de asaltar los barcos en los ríos Magdalena, Sogamoso, Opón y Carare que llevan los colonos, las milicias y los bienes de Vélez y Bogotá. Pueblos y tropas de soldados atacaron también fueron golpeados contra los aborígenes.


Barrancabermeja relegado a una posición secundaria, cae en las manos de sus antiguos habitantes, los indios belicosos oponen Carares y que desde entonces convertido en centro de viajeros asaltos españoles, situación que se prolongó hasta principios de 1601 cuando el magistrado Luis Enríquez, por orden de la Real Audiencia, llega a la escena, basado en 2 de febrero, una vigilancia de la población destinada a vigilar el río y atacar a los indios, dirigidos por Pipatón (Opones) y Maldonado (Carares) y eventualmente forzados a retirarse en las profundidades de los bosques. El sucesor del magistrado, el capitán Juan de Campos a la amenaza permanente de los indios se trasladó hasta la desembocadura del Carare, a continuación, se establecen en la boca de Salomé, en la orilla izquierda del río grande.

Es famoso por años la resistencia ofrecida por el colonos Pipatón cacique, que había sido detenido en 1601, la víctima se cortó el talón, a pesar de que se escapó y volvió a liderar la resistencia contra los españoles. Sin embargo, al final de su vida, dio a las autoridades coloniales y fue enviado a Santa Fe unido a un convento, donde murió después de 1612.
De ahora en adelante, Barrancabermeja entra las sombras del olvido. Sin embargo, las personas deben seguir existiendo, ya que el 17 de enero 1761 fue visitada por el sabio naturalista José Celestino Mutis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario